FANDOM


-Era de noche, las anomalías empeoraban, todos dormían, Espíritu se quedó escribiendo, todo iba bien hasta que la presencia de Hannah se sintió.-

Espíritu: Vete.

Hannah: Oh, reina del drama, has cambiado desde que andas de novia.

Espíritu: ¿Y qué?

Hannah: Oh, vamos, antes eras más genial, pero bueno, ¿a quién puedo matar hoy?

Espíritu: A nadie, Hannah, vete.

Hannah: Bien, lo haré, pero algún día revelaré tu nombre real.

Espíritu: No te atreverías.

-Se escucha que tocan la puerta, Espíritu hace como que intenta capturar algo, pero realmente está sacando a Hannah, la presencia no se siente.-

Soberbia: ¿Uhm? ¿qué haces?

Espíritu: Oh, nada, ¿qué haces despierta tan tarde?

Soberbia: Lo mismo te pregunto, las anomalías empeoraron.

-Todo tiembla, un terremoto ocurre, ellas salen y se ve que un alquimista anda encima de esa anomalía.-

Fuego: ¡Oye, detente ya!

-El alquimista no presta atención y tira varias espadas hacia él, un campo de fuerza hace que lo impida.-

Fuego: ¿Uhm?

Espíritu: Sorpresa, sorpresa, amores. ¡Tras él!

Soberbia: Debemos separarnos.

-Los tres toman diferentes caminos, justo Espíritu tocó el camino correcto, una noche de suma oscuridad y lluvia, el alquimista se voltea y agarra su revolver, ella agarra su revolver, ambos caminaban hacia estar frente al otro, no se veía el rostro del otro... cuando se acercaban a la luz, se pudo ver el rostro.-

Espíritu: Más vale que detengas esto... o comerás plomo.

Carmesí: No tengo nada que perder.

Espíritu: No me gusta tu tono de voz.

-Ella apunta el revolver en la cabeza de él.-

Carmesí: Mátame, como siempre lo quisiste, querida Nath.

Espíritu: ¿Cómo sabes mi nombre, eh?

Carmesí: Oh, te has olvidado de tu hermano menor, ¿no?

Espíritu: ¿Q-Qué haces aquí, Carmesí? No... no mereces esto.

Carmesí: Te he estado buscando por estos dos años, hermana.

-En eso, Fuego habla, escuchó toda la escena.-

Fuego: Primero, ¿qué? ¿te llamas así? Segundo... ¿quién es este tipo?

Carmesí: ¿Tú quién eres? Aléjate de mi hermana.

Fuego: Aléjate de mi novia, sé que es tu hermana, pero... no le hagas daño.

Carmesí: ¿Novia?... -Abraza a Espíritu- ¡Mía! ¡¿oíste?!

-En eso, aparece otro alquimista, una alquimista, mejor dicho.-

Tierra: ¿Qué es este escándalo? Oh, Ism-... Carmesí, estás con otros perros alquimistas, oigan, perros, vayan a perseguirse.

Carmesí: No te obedeceré ahora.

Tierra: ¿Te has enamorado de esa chica que parece nuestra hermana? Esa idiota a la que llamamos hermana no merece ni estar con nosotros, nos abandonó.

Espíritu: ¿Y tú qué sabes si los abandonó o no? ¿qué sabes si lo hizo para protegerlos?

Tierra: ¿Tú qué sabes? 

Espíritu: Eres tú, Lis, eres tú, no vuelvas a faltarme el respeto. Los he abandonado para protegerlos y hacer cosas por ustedes.

Tierra: -Agarra su revolver y se lo apunta en la cabeza a su hermana- Duerme en paz, hermana.

Espíritu: Lissa, mátame, aprieta el gatillo, hazlo, no tengo nada que perder, nuestros familiares desaparecieron y no los encontré, no aprecian que los protegí.

Tierra: ¿Proteger?

-La presencia de Hannah se vuelve a sentir, pero no sólo se siente, sino que se ve, se ve la apariencia de una chica madura, medio rubia y con lentes, es bella.-

Tierra: Muy bien, Hannah, viniste.

Espíritu: ¿Hannah?... ¿la conoces?

Hannah: No bromearé, no seré estúpida, pero la conozco, conozco a tu hermana, era mi mejor amiga antes. Vamos, Nath, acéptalo ya, tú no los protegiste.

Espíritu: ¿No los protegí?

Tierra: El único que nos protegió fue ese chico misterioso, el Alquimista Espiritual.

Espíritu: Reacciona, soy yo... 

Tierra: ¿Qué?... ¡No me importa! ¡Hannah, atácala!

Hannah: Uh... no creo que haré eso.

Espíritu: Puedes matarme, acepto el hecho de morir.

Fuego: ¡No, por favor!

Carmesí: ¿Estás loca?

-Ella se voltea y les guiña el ojo para hacer que es un engaño para que ella baje el arma.-

Tierra: -Sus manos tiemblan- No quiero matarte... la verdad... no quiero. 

Espíritu: -Se arrodilla ante ella y le quita el revolver- No mates a quienes quieres, pero si me salgo de control, dispárame.

-Ambas se abrazan y Carmesí las abraza, los tres hermanos al fin se reunieron y quedaron un largo rato abrazándose.-

Carmesí: Al fin estamos todos juntos.

Tierra: Ahora no tenemos a donde ir.

Fuego: Pueden unirse con nosotros.

Espíritu: Claro, si quieren.

-Todos festejando, Soberbia sonreía, a lo lejos, Hannah pensaba en su futuro y en lo que habría pasado, hasta que finalmente, ella desapareció, su presencia no se sintió.-

Tierra: ¿En dónde viviríamos?

Espíritu: Pues, en la base no, claro... pueden quedarse con nosotros un tiempo.

Carmesí: ¡Genial!

Soberbia: Cuidado, pueden oírse gritos raros, no, no son fantasmas. -Dice como sarcasmo-

Espíritu: Cállate. 

-Llegan a casa y los dos hermanos están emocionados, abrazan a su hermana y se van a dormir.-

Tierra: Muchas gracias, no sé cómo agradecértelo.

Carmesí: Eres la mejor, discúlpanos por cómo actuamos.

-Ella les sonríe y les desea buenas noches, va a su habitación y se recuesta.-

Fuego: Al fin encontraste a tus hermanos.

Espíritu: Sí, al fin... estaba preocupada.

Fuego: Eres la mejor, finalmente lo conseguiste. -La abraza-

Espíritu: Tú también lo eres, quisiera que mis padres estuviesen con nosotros. -Responde al abrazo-

-Ambos se quedan dormidos abrazados hasta que escuchan ruidos.-

-Continuará. :v-